éste será el primer sexenio desde 1980 (antes no tenemos datos) en el que no hubo recesión, sin embargo, va a terminar como el segundo peor (en términos del crecimiento promedio anual) para cualquier Gobierno priista (por lo menos desde Lázaro Cárdenas cuando empezaron los sexenios). Esta atonía se explica por la baja en la producción petrolera, el estancamiento del valor agregado del gasto público y el bajo crecimiento de la inversión privada. Esto último a pesar de las famosas reformas estructurales que se aprobaron a principios del sexenio. Jonathan Heath Vía reforma https://refor.ma/IB-cbJxT

Share This