Violencia: cancelación de la democracia. Aunque es cierto que, como señaló el titular del INE, esta violencia no fue generada por el proceso electoral sino que ya estaba allí al inicio de éste, es al menos poco prudente ignorar el impacto que ha tenido en el desarrollo de la renovación de autoridades en diversos escenarios. No debiera ser necesario explicar que una elección se ve profundamente alterada por el homicidio de uno de los contendientes, y esto ha ocurrido en decenas de localidades del país, tanto con aspirantes a presidentes municipales y regidores como con postulados a puestos legislativos, y va en vías de volverse noticia cotidiana. vía La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2018/06/27/opinion/002a1edi

Share This