Incendios como bombas atómicas. El éxodo rural, los cambios socioeconómicos y el cambio climático facilitan una acumulación inmensa de combustible vegetal listo para arder con intensidades y velocidades nunca vistas. Antes vivíamos del bosque; ahora nos defendemos de él. Marc Castellnou vía El País https://elpais.com/elpais/2018/07/24/opinion/1532457837_710821.html

Share This