De política Económica. Más pronto que tarde, la reforma del Estado que el nuevo gobierno quiere y propone, tendrá que hacerse cargo de la precariedad fiscal del Estado y reconocer que sin una reforma fiscal recaudatoria y redistributiva no hay camino para andar. Las destrezas persuasorias de que han dado cuenta deben pronto dirigirse a este tema candente, pero vital. No existe futuro sin Estado; y no hay Estado sin finanzas fuertes. Lo de sano lo dejo de tarea. Rolando Cordera vía La Jornada http://www.jornada.com.mx/2018/07/29/opinion/015a2pol

Share This