RECOMENDADO Entre la tecnocracia y el populismo. El liberalismo ha entrado en pánico. El miedo domina su juicio. Denuncia la traición del presente y grita la amenaza del futuro. Aquella arrogancia se expresa como inseguridad. Proscribe todo lo que no entiende, denuncia todo lo que lo reta, desoye lo que lo interpela. Es un liberalismo que se ha vuelto dogmático, nostálgico y regañón. Es indispensable volver a su raíz crítica y aprovechar el estímulo de la urgencia. Jesús Silva-Herzog vía Nexos
https://www.nexos.com.mx/?p=38733

Share This