Incredulidad e hiperrealidad. somos demasiado crédulos y podemos equivocarnos masivamente. En la era de la postverdad esto puede ser fatal, tanto que no sería descabellado que en las escuelas se enseñe una inédita materia: Incredulidad, análisis de la realidad. Esto podría ser un buen contrapeso en sociedades, como la mexicana, acondicionadas a creer en dogmas de fe y mesías salvadores. El sentimiento de defraudación que provocó The Shed at Dulwich fue del tamaño de las expectativas que generó. Eduardo Caccia vía REFORMA https://refor.ma/iG-cbKBf

Share This