La diarquía local Algunos gobernadores, en funciones y electos, afirman que la presencia de un delegado general contrariaría al pacto federal. Son expresiones carentes de fundamento jurídico. No hay elementos que permitan sostener que una delegación singular es violatoria de la Constitución, mientras que un enjambre de delegados sí es constitucional. La causa de su inconformidad no se origina en una indemostrable vulneración constitucional sino en un hecho más trivial: perder posiciones con las cuales atender a su clientela política. Diego Valadés Vía reforma https://refor.ma/f8-cbKQg

Share This