El cambio y sus apellidos. De inicio, debe reconocerse que el crecimiento registrado no es fruto lineal de nuestras conocidas deficiencias y contracturas estructurales. Incluso con éstas, es imaginable un desempeño menos malo si cambiamos la orientación de algunas de las políticas centrales con que cuenta todo Estado moderno y si, además, agregamos otras a las que los gobiernos renunciaron sin el menor argumento ni una mínima consideración sobre lo que significaría ese abandono. Rolando Cordera vía El Financiero http://elfinanciero.com.mx/opinion/rolando-cordera-campos/el-cambio-y-sus-apellidos

Share This