¿Bancarrota? Quizás la palabra “bancarrota” no era la adecuada, pero el mensaje sí lo es: el Gobierno entrante recibe las finanzas públicas prácticamente sin margen, con un elevado gasto ineficiente que no llega a la gente. Jonathan Heat Vía reforma https://refor.ma/CG-cbLbY

Share This